Volver al índice

Cuando decidamos si vamos a ir a por un diapasón con 22 trastes o con 24, tenemos que considerar dos factores:

En primer lugar la importancia que tengan esos dos trastes extra en nuestro estilo de tocar. En segundo lugar debemos considerar que la presencia del traste 24 obliga a mover la posición de las pastillas del mástil y central en dirección al puente.

Donde antes teníamos la pastilla simple o humbucker del mástil, ahora tendremos el traste 24. En términos de sonido, esos dos trastes extra tienen un gran impacto en el sonido del instrumento alejándolo de las clásicas configuraciones de 22 trastes como stratos, teles y les pauls que tanto nos gustan.


22 trastes vs 24 trastes graphic
Cambio de 22 trastes a 24 en una guitarra Frudua GFF-MIX.

Consecuentemente, en la decisión entre 22 trastes o 24, se debe dar importancia al efecto que tendrán esos dos trastes adicionales en nuestro estilo y técnica y si vamos en busca o no de un tipo de sonido "vintage".



Los guitarristas que normalmente necesitan 24 trastes tienden a usar la pastilla del puente, en tal caso el número de trastes no influirá en su sonido.

Por lo que respecta a la accesibilidad de los últimos trastes, este problema se puede resolver diferentes modos. Uno de ellos sería con la unión del talón del mástil "contorneado" (una solución through-neck), donde el mástil se extiende hasta llegar a la parte central del cuerpo, permitiendo así un contorno más profundo en el talón.

SUGERENCIAS Y CONSEJOS
Otro modo de conseguir un fácil acceso a los últimos trastes (en el caso de que estés construyendo o montando tu propio instrumento) es reducir el tamaño del talón tal y como se muestra en la foto inferior. Esta solución solo afecta al mástil y deja la unión cuerpo/mástil más sólida y por lo tanto no requiere ninguna modificación en el cuerpo, solamente una pequeña modificación en el mástil.

Reduciendo la zona del talón del mástil se incrementa drásticamente el acceso a
los últimos trastes. Foto de una Tuscany '54 model.


2010 Galeazzo Frudua. Todos los derechos reservados.


Volver al índice